BLANQUITA CARRAQUELA

ficha-img
KALEKAIA | Miguel Irastorza kalea
Ekitaldi hori iraungi egin da

Asier Beramendi 2012an hasi zen bere lehen abestiak idazten eta 2014an Eraul taldearen lehen maketa grabatu zuen. Kantuetako baten arrakastari esker, "Etxea", eta Kutxa Kulturaleko musikarientzako egoitzen laguntzarekin, seikote bat osatu zuen Julen Idigorasen eskutik. Eraulen Iraultza diskoa Mondo Sonoro aldizkariak hautatu zuen estatuko bosgarren diskorik onena izateko 2017an, eta jaialdietan parte hartzeko aukera eman zuen. Eraul desegin ondoren, Blanquita Carraquela bezalako konposizio berriak aurkezten ditu. Soula, bluesa eta, batez ere, txikitatik liluratu zuten amerikarra alde batera utzi gabe, gaur egun ekoizle gisa prestatzen ari da bere konposizioak grabatzeko. Horrela, elektronikan berezkoagoak diren elementu berriak erabiltzen ditu, hala nola, sintetizadoreak, erritmo-kaxak eta ahots manipulatuen jokoak, eta baxua edo teklatua bezalako tresnak, hizkuntza musikal berri bat eraikitzeko. Horrela, batez ere, hitz idatzian jartzen du arreta eta rap, spoken word eta hip-hoparen inguruko proiektu berri hau taxutzen du. Ikuspegi berri horretatik, gaztelania sartu du bere lanetan, baina ez dio uko egin ez ingelesari ez euskarari.

 

Asier Beramendi comenzó a escribir sus primeras canciones en el año 2012 y en 2014, grabó su primera maqueta del grupo Eraul. Gracias al éxito de una de las canciones, “Etxea”, y con la ayuda de las residencias para músicos de Kutxa Kultur, formó un sexteto de la mano de Julen Idigoras. El disco Iraultza de Eraul, fue seleccionado por la revista Mondo Sonoro como quinto mejor disco de americana del estado en 2017, y facilitó un periplo por festivales. Tras la disolución de Eraul, presenta nuevas composiciones como Blanquita Carraquela. Sin dejar de lado el soul, blues y, sobre todo, la americana que lo sedujeron desde pequeño, está actualmente formándose como productor para grabar sus propias composiciones. Así, echa mano de nuevos elementos más propios de la electrónica, como sintetizadores, cajas de ritmo y juegos de voces manipuladas, e instrumentos como el bajo o el teclado para construir un idioma musical nuevo. Así, fija su atención, sobre todo, en la palabra escrita y configura este nuevo proyecto entorno al rap, el spoken word y el hip-hop. Desde esta nueva perspectiva, ha incorporado el castellano a sus composiciones, aunque no ha renunciado ni al inglés ni al euskera.